El plan de Dios no es algo difícil de entender ni de lograr. Dios en su amor y misericordia diseño su plan de una manera sencilla y fácil de comprender.

1. OÍR EL EVANGELIO

Lo primero que hay que hacer es oír el evangelio. Aunque parece algo obvio, para que alguna persona pueda ser salva, primeramente debe de escuchar el mensaje de salvación. Cada vez que miramos un caso de conversión en el nuevo testamento, la palabra de Dios tuvo que ser predicada. “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” Romanos 10:17, de la misma manera “Felipe le predico al eunuco acerca de Cristo y el resultado fue que creyó en Jesús. El Dijo: “creo que Jesucristo es el hijo de Dios.” Hechos 8:37

Para obtener un árbol con fruto, primeramente es necesario tener la semilla. De la misma manera, en la persona debe ser plantada la semilla de la palabra de Dios. El fruto de la semilla (la palabra de Dios) es la salvación. Lucas 8: 11

2. CREER EN EL EVANGELIO

Una vez que hayamos escuchado las buenas nuevas debemos creerlas. Hoy en día hay muchas personas que han escuchado el plan de salvación, pero que han optado por desecharlo. No creen que es verdad. Así que para ser salvos debemos de creer que:

1) Cristo murió, fue sepultado y resucitó de los muertos.

  • Cristo murió en lugar de nosotros, que éramos pecadores… fue sepultado y, después de tres días, resucitó. 1 Corintios 15:1-4

2) Jesucristo es el Hijo de Dios.

  • Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. Juan 3:16
  • El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Juan 3:18.

3) Debe creer que Él es la única solución a su pecado.

  • He aquí el cordero de Dios que quita el pecado de todo el mundo. Juan 1:29
  • Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que Yo soy, en vuestros pecados moriréis. Juan 8:24
  • La sangre de Cristo nos limpia de todo pecado. 1:9

4) Usted debe creer que Jesús es el único camino. Jesús dijo:

  • Yo soy el camino, la verdad, y la vida. Juan 14:6

5) El volverá por segunda vez.

  • He aquí viene con las nubes y todo ojo le vera. Apocalipsis. 1:7
  • El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel, y con la trompeta de Dios… 1 Tesalonicenses 4:16.

Una vez que hemos creído de corazón estas cosas hemos dado un paso más a la salvación. Sin embargo, para obtener la salvación tiene que hacer algo más que creer “porque aun los demonios creen y tiemblan” (Santiago 2:19) y “no todo el que me dice Señor, Señor entrará en el reino de los cielos sino el que hiciere la voluntad de mi padre que está en los cielos” (Mateo 7:21). El próximo paso es…

3. ARREPENTIRNOS DE LOS PECADOS

Si creemos en Jesús, entonces estaremos a un paso más cerca de obtener la salvación. El siguiente paso es…el reconocer que hay pecado en su vida. Jesús hablo de la necesidad de arrepentirse

  • todos ustedes perecerán a menos que se arrepientan. Lucas 13:3; 5

Pero Que Es Arrepentimiento?

Es cambiar de mentalidad, actitud y conducta. Primeramente debemos reconocer que nuestra manera de pensar y actuar no es la correcta y es diferente a la voluntad de Dios. Si pensamos que estamos haciendo las cosas bien, entonces quizás no hay un verdadero arrepentimiento.

El verdadero arrepentimiento significa:  Volverse a Dios y demostrar un cambio de vida

  • Por tanto, dad frutos dignos de arrepentimiento. Lucas 3:8; Mateo 3:8
  • Cambiar de mentalidad (manera de pensar) y forma de vivir
  • Porque la tristeza que es conforme a la voluntad de Dios produce un arrepentimiento que conduce a la salvación. 2 Corintios 7:10

Recuerda, primero se debe de oír la palabra de Dios, luego aceptar y creerla. Pero además de arrepentirse la persona necesita…

4. CONFESAR NUESTROS PECADOS A DIOS

Cristo Dijo:

  • “A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos.” Mateo 10:32

De igual manera el apóstol Pablo dijo:

  • “si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.” Romanos 10:9-10
  • Cuando Felipe le predico al eunuco, este creyó y confesó: “creo que Jesucristo es el hijo de Dios” Hechos 8:37.

 

SOLO UN CAMINO AL CIELO

La mayoría de personas piensan que si su vida fuera puesta en una balanza tienen más cosas buenas que malas y que eso es más que suficiente para ganarse el favor de Dios. Después de todo, El los conoce mejor que nadie y sabe que no son perfectos y por eso les “perdona lo malo”.

Pero debemos saber que, antes de seguir adelante con nuestra manera vida, es bueno que tomar un momento, analizar y conocer lo que Dios tiene que decirnos en Su Palabra acerca de nuestro destino, lo que nos depara el mismo y sobre nuestro paradero cuando nos toque estar ante Su presencia.

Dios nos invita a entrar en un pacto con El, de manera que hay una reconciliación entre el hombre y Dios. Los que aceptan este pacto que Dios ofrece, pasan por el puente que es el perdón de Jesús y entran en paz con Dios.

No ninguna otra manera en que podemos arreglar nuestra relación con Dios. Y aunque la gente diga que hay muchas maneras de ir al cielo, la verdad es que no hay ningún otro camino, sino Jesús. Este es el día en que debemos pensar sobre nuestro futuro. Dios nos ama y desea acercarse a nosotros.

Si conoces a alguien que necesita escuchar las buenas nuevas, no esperes más y hazlo. Después de haber compartido las buenas nuevas, puedes hacerle la siguiente invitación:

(Dile lo siguiente a la persona)

Reconoces que como pecador necesitas que Dios te perdone? Estas listo para dejar que Dios transforme tu vida? Entonces puedes repetir esta oración:

Padre Santo que estas en los cielos,
Vengo delante de ti reconociendo que eres el único y verdadero Dios. Con humildad te confieso que soy un/a pecador/a. He vivido de una forma que no te agrada y que me ha alejado de ti. Ya no quiero vivir enredado/a en mentiras, odios, decepciones y en inmoralidad. Quiero vivir para ti, Señor. Por esta razón te pido perdón.
Entiendo que tu amor por mí es tan grande, que diste a tu único hijo Jesús, para que muriera en una cruz por mis pecados. Acepto a Jesús en mi corazón como mi Señor y Salvador. Rechazo a Satanás y a su mundo de tinieblas. Entrego mi vida a Jesús para que la limpie y la restaure. Envía a tu Espíritu Santo para que fortalezca mi fe y me guie cada día.
Estoy agradecido/a de que eres un Dios que da segunda oportunidades. Hoy me alegro porque mi vida está llena de luz y de esperanza. Gracias por anotar mi nombre en tu Libro de Vida.

En el nombre de Jesús, amen.

Ten en cuenta que repetir esta oración, por sí sola, no puede salvarte. Debes de hacerla con fe, de todo corazón y con sinceridad, reconociendo a Jesús como tu salvador.