El segundo paso para desarrollar nuestra vida espiritual es el discipulado. Esto significa recibir instrucción y guía de parte de Dios, del pastor y líderes.  Usando el ejemplo de un niño, este necesita de la guía de su padre para aprender a caminar, comer, etc. Lo mismo ocurre en nuestra vida cristiana. En el proceso de discipulado es donde aprendemos a madurar. En este paso Dios nos va capacitando y ayudando a ser mejores.

  • Ahora bien, crezcan en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. 2 Pedro 3:1
  • Así ya no seremos niños, zarandeados por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de enseñanza…más bien, al vivir la verdad con amor, creceremos hasta ser todo como Cristo. Efesios 4:14-15

En esta sección encontrarás diferentes mensajes acerca del tema del crecimiento espiritual por medio del discipulado.