Si has visitado mas de una iglesia aqui en los Estados Unidos, te habrás dado cuenta de que en la misión y el tipo de servicio que ofrecen hay muchas cosas en común, pero tambien hay diferencias en su manera de trabajar y adorar. Si visitas una iglesia anglo, por ejemplo, verás que las diferencias son aún mayores y es porque todos somos diferentes. Ahora, entonces la pregunta sería, cual es el tipo de servicio que agrada a Dios? Bueno, a Dios le agrada todo. El nos hizo diferentes y disfruta de esa diversidad.

“Algunas iglesias ofrecen un tipo de servicio tranquilo, en silencio y corto, mientras que en otras iglesias el servicio es totalmente opuesto.”

– Hay que palmear, danzar y gritar para alabar a Dios?

No. Como dice la conocida canción: “Hay muchas formas de alabar tu nombre y de exaltarte Oh Jehová, hay muchas formas de magnificarte, pero ahora lo haré así”. Todo depende de quien eres. Yo soy lider de alabanza y músico así que cuando dirijo la alabanza, me gusta motivar y animar a la gente a palmear, moverse y alabar a fuerte voz, pero entiendo de que todos son diferentes, y que si alguién no lo hace, no es porque sea “rebelde”, sino porque su manera de alabar es diferente.

“El gritar, palmear, danzar, etc. son expresiones de alabanza, pero hay muchas otras maneras de alabar a Dios”

La biblia nos invita a expresar nuestra alabanza con instrumentos, levantando manos, con júbilo y alegría (Salmo 150), pero nunca dice que es la única manera. De hecho, muchas de estas expresiones dependen del estilo de música. Es muy díficil saltar y gritar cuando se adora con un órgano o con una flauta, pero cuando hay trompetas, percusión, cuerdas, etc. es casi imposible quedarse quieto.

– Por qué en algunas iglesias duran tanto cantando?

Una de las razones por la que vamos a la iglesia es para adorar y celebrar lo bueno que es Dios. En este tiempo le expresamos nuestra gratitud, alabanza, devoción y a Dios le agrada esto. Parte de esta celebracion consiste en música… es mas, tal vez me equivoque, pero no puedo recordar de algun tipo de celebración en donde no haya música o algún canto…y es que la música juega un papel muy importante en el ser humano; es una manera de expresar sus emociones.

“Durante este tiempo Dios ministra nuestras vidas y cosas maravillosas suceden. Ciertamente, cuando el pueblo alaba a Dios suceden cosas maravillosas.”

– Por qué algunos tiempos de alabanza parecen conciertos?

Como lo dije anteriormente, todo depende de gustos. Somos diferentes. Hay iglesias que han adoptado los escenarios, luces, ropa y estilos que parecen de concierto, pero a mi parecer, no hay nada de malo en esto siempre y cuando la verdadera razón sea guiar al pueblo a alabar a Dios y no solo lucirse ellos. De la misma manera no hay nada de malo adorar solo con una guitarra o un par de maracas.

– Hay una gran diferencia entre cantar y alabar

Aqui esta el punto clave: Cual es la manera correcta de alabar a Dios? Aquella que sale de lo profundo de nuestro corazón. La actitud de nuestro corazón es lo que define nuestra alabanza. 

“Hay música que estimula las emociones. Algunas nos hacen brincar otras llorar. Creo que todos podemos ser manipulados con la música, por eso es que nuestra actitud es la que cuenta.”

Hay gente que no “siente” alabar si solo hay una guitarra o poca gente, pero si hay toda una banda, hasta se quieren tirar por la ventana… eso es emoción. La verdadera alabaza es la que sale de lo profundo de nuestro corazón y puede fluir cuando estas sentado, de pie, brincando y gritando, o con los ojos cerrados y en silencio.

Somos llamados a alabar a Dios con alegría, júbilo y reverencia. Por su puesto que una persona alegre expresa su alegría con palmas, risa, etc. La alegría y gratitud se notan. Es muy dificil expresar esta alegría y gratitud mientras se esta sentado y de brazos cruzados, pero en fin, Dios es quien conoce los corazones.

– Cuando debemos alabar a Dios?

En todo tiempo. Por eso decía que la alabaza no tiene que ser la misma. Puedes estar sentado en el bus o tren y alabar a Dios en tu mente. Puedes estar en la escuela o el rabajo y alabar. No importa el lugar, el día o la hora, somos llamados a alabar a Dios en todo tiempo.

– Pero hay veces en que no quiero alabar a Dios

Yo creo que la alabanza es una decisión. El Salmo 103 nos invita a esforzarnos por alabar a Dios. Por naturaleza no vamos a querer alabar y es por eso que debemos de decidir adorar sin importar lo que sentimos. Si fuera por sentimientos, nunca estudiaríamos o trabajaríamos. No podemos dejar que nuestras emociones nos dominen. Recuerda que nuestra adoración es un reflejo de nuestra relación con Dios.

Dios se merece nuestra alabanza y devoción.

“La alabanza no depende de las circunstancias, la música ni los sentimientos… solo dependen de lo que hay en nuestro corazón”