La Increíble vida de Jesús se caracterizó por muchas cosas, pero hay 4 que sobresalen:

1. SU RELACION CON EL PADRE

Jesús mantuvo una relación diaria y constante con Dios, viviendo y haciendo su voluntad por medio de:

1. Una Vida de Oración.

Pero su fama se extendía más y más; y se reunía mucha gente para oírle, y para que les sanase de sus enfermedades. Más él se apartaba a lugares desiertos, y oraba. Lucas 5: 15

A pesar de tener una agenda tan ocupada y siempre estar rodeado de personas, Jesús siempre tomaba tiempo para orar. De la misma manera nosotros debemos de seguir su ejemplo y orar. En la oración es donde le podemos expresar a Dios nuestra gratitud y alabanza, así como presentar delante de Él cualquier necesidad que tengamos. En esos tiempos de oración podemos abrir nuestro corazón a Él, y es en ahí en donde Dios, en su amor y misericordia, nos escucha, abraza y nos dirige.

2. El Conocimiento de las Escrituras.

Entonces el diablo le dijo: Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan. Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios.  Lucas 4: 3-4

Jesús no enfrento a sus enemigos solo con pensamientos filosóficos ni razonamientos humanos, sino que sus palabras fueron respaldadas por las escrituras. La Biblia es la autoridad por la que cada uno de nosotros como creyentes debemos vivir. La Biblia es más que un libro de reglas de cosas que debemos hacer, sino más bien trata de alguien a quien conocer. Leer la Biblia es parte esencial en la vida de todo creyente.

3. Una vida de Obediencia

Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.  Juan 6: 38

Jesús no vivió haciendo las cosas como mejor le parecían, sino que en todo momento cumplió con la voluntad del Padre. Aún en el peor de los momentos, Jesús obedeció la voluntad de Dios y sufrió es peor de los castigos, pero gracias a su obediencia y sacrificio es que nosotros somos salvos.

De la misma manera, nosotros como cristianos, debemos aprender a vivir en obediencia a fin de agradar a Dios en todo momento. La obediencia requiere sacrificio; es costosa, pero Dios nos ha dejado al Espíritu Santo para que nos ayude y fortalezca.

 

2. SUS ENSEÑANZAS

Cuando ya era de día, salió y se fue a un lugar desierto; y la gente le buscaba, y llegando a donde estaba, le detenían para que no se fuera de ellos. Pero él les dijo: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado. Lucas 4: 42-43

Hoy en día muchos admiran las enseñanzas de Jesús y lo consideran un gran maestro moral. Muchos están de acuerdo con enseñanzas como: Amar a nuestros enemigos; No nos preocupemos por nada porque Dios cuida de nosotros; No juzguen a los demás. Sin embargo, Jesús predicó mucho más y su mensaje principal fue uno: Yo Soy el Camino, la Verdad y la Vida.

Jesús nos lleva a tomar una decisión, no solo a escoger las mejores enseñanzas, sino a tomar nuestra cruz y seguirle. El no dejo nada a la deriva, sino que fue claro.

 

3. SU PODER

Habían llegado para que Jesús los escuchara y los sanara de sus enfermedades. Los que tenían espíritus malos también quedaron sanos. Todos querían tocar a Jesús, porque sabían que el poder que salía de él los sanaría. Lucas 6: 19

Jesús demostró poder sobre lo físico, lo natural y lo espiritual.

1. Sobre lo físico

Jesús hizo milagros increíbles en las personas. El sanó a muchos enfermos al instante. No hubo terapias físicas ni sesiones para resolver conflictos emocionales. Jesús simplemente con una palabra o un toque daba vista a los ciegos; levantaba a quienes no podían caminar; resucitaba muertos.

2. Sobre lo Natural

Jesús asombró a sus discípulos, seguidores y hasta sus enemigos al multiplicar panes y peces. Con su voz, Jesús calmó la lluvia y la tempestad. Con una orden, rompió con toda ley natural y resucito a los muertos.

3. Sobre lo Espiritual

Aún a la distancia, los demonios reconocían a Jesús y se rendían ante El. Aquellas personas que estaban siendo controladas por fuerzas demoniacas quedaban libres a la orden de Jesús.

 

4. SU DIVINIDAD

Jesús no solo vino a predicar y enseñar valores morales al ser humano, ni tampoco vino solo a hacer buenas obras en favor de los hombres. Jesús no fue un motivador que vino a enseñarnos las claves para alcanzar el éxito, ni pasó su vida tratando de mejorar el mundo o la calidad de vida de las personas.

Jesús llamó al arrepentimiento y nos advirtió que el camino al cielo es un camino estrecho por el cual no todos pasan (Lucas 13:23). Jesús nos invitó a sacrificar nuestra vida y entregarla a Él, así como Él se entregó por nosotros.

Jesús demostró su divinidad no solo con palabras, sino que lo hizo con hechos – venciendo la muerte y resucitando tal como Él ya lo había dicho.

Algunas personas afirman que Jesús fue un gran maestro. Otros piensan que fue un profeta. Algunos lo describen como un mentiroso o un lunático. Millones lo honran como su Salvador y Señor. No importa lo que la gente piense de él, nadie puede negar que Jesucristo está en el mismo centro de la historia humana.

 

Si deseas mas información de como seguir a Jesús, sigue este link:  Como Puedo Seguir a Jesús.