Hoy en día algunos ven a Jesús como un gran maestro y hasta un profeta, pero no pueden creer ni aceptar que Jesús es el Hijo de Dios. Este es un problema muy grande porque a través de su ministerio, su mensaje fue claro: “Yo Soy el Camino, la Verdad y la Vida, nadie viene al Padre si no es por mí.” Juan 14:6 NVI

Muchos lo comparan con grandes hombres y maestros como Mahoma, Buda, Confucio o Gandhi. Sin embargo, a diferencia de ellos, Jesús dijo e hizo cosas que van más allá de lo que cualquier otro hombre jamás haya hecho. No se puede ver a Jesús como un simple hombre y dejar a un lado sus enseñanzas y demostraciones de poder.