Cuando la duda se interpone al llamado de Dios.

¿Sabías que hay muchos ministros y líderes que dudaron de su llamado?  Hay muchos cristianos que quieren servirle a Dios, pero cuando la oportunidad se les presenta, dudan de su llamado.  La duda es una realidad que todos enfrentamos en algún momento y ésta tratará de confundirte para no actuar.   Moisés dudo.  Moisés no estaba seguro del llamado que Dios le estaba haciendo.  Moisés pensó que Dios se había equivocado de persona.  Moisés “sabía” que no era la persona indicada porque no cumplía con los requisitos de un gran líder.

Exodo 3 y 4, nos describe el encuentro de Dios con Moisés.  Muchos quisiéramos que Dios se nos apareciera, nos hablara y nos dijera lo que vamos a hacer… pero, ¿estarías dispuesto a obedecer o pondrías excusas como Moisés?  Moisés dudo, y mira las 5 excusas que le dio a Dios:

 

1-)  ¿y Quién soy yo para presentarme ante el faraón?  Exodo 3: 11

La duda ataca nuestra identidad.  Nos hace sentir inseguros de quienes somos.  La duda nos presenta una imagen falsa de quienes somos, pero Dios si nos conoce de verdad.  El sabe quienes somos y lo que SOMOS EN EL!  Recuerda que el llamado no se basa en quienes somos, sino en lo que Cristo ha hecho y hará en nosotros.  Ante sus ojos somos mas que vencedores, real sacerdocio, nación santa, etc.

 

2-) ¿Qué les respondo si me preguntan: “y cómo se llama”?  Exodo 3: 13

La duda quiere engañarte y hacerte pensar que, para servirle a Dios, debes saber y tener respuesta para todo.  Muchas personas no comparten de Cristo y/o no sirven en la iglesia porque piensan que no saben mucho de la Biblia y les da temor ser avergonzados al no tener una respuesta a cada pregunta.  Lo que tenemos que saber es que “YO SOY EL QUE SOY” nos ha enviado y él se encargará del resto.

 

3-) ¿Y Qué hago si no me creen ni me hacen caso? ¿Qué hago si me dicen: “El Señor no se te ha aparecido”?  Exodo 4: 1

La duda va a pintar diferentes escenarios que no son muy agradables e implantará temor de ser avengozados y rechazados.   Ese temor quiere impedir que le creamos a Dios.  Moisés le hizo a Dios unas preguntas muy, muy, muy válidas: “¿Si no me creen?”, “¿Si no me hacen caso?”

En esto debemos de ver 2 cosas:

1- Somos llamados a obedecer a Dios sin importar la respuesta de la gente.  Habrá quienes escuchen y reciban el mensaje, pero también habrá quienes lo rechacen y hasta se burlen.  No estamos en control de lo que la gente haga, pero si de nuestra obediencia a Dios.  Jesús fue el ejemplo mas claro: “a los suyos vino, y los suyos no le recibieron” (Juan 1:11)

2-Dios respalda a quien ha llamado.  El nunca nos dejará pelear las batallas solos.  El estará a nuestro lado y mostrará su poder.  Dios usará lo que tienes en la mano para respaldar tu llamado.  (Verso 2)

 

4-) Señor, yo nunca me he distinguido por mi facilidad de palabra…francamente, me cuesta mucho hablar.  Exodo 4: 10

En otras palabras, “Señor hay algo de mi que tu no sabes”.  Me gusta mucho la respuesta de Dios en el verso 11 “¿y quién le puso la boca al hombre?  Dios conoce nuestras limitaciones mejor que nadie, y que alegría mas grande es saber de que, a pesar de ellas, Dios nos llama y nos usa.  Nuestros problemas y debilidades no deben ser impedimento para creerle a Dios y obedecer.  Ningún héroe de la fe fue perfecto; cada uno de ellos tenía sus limitaciones.

Lo mas importante es sacer que, así como tenemos áreas débiles, también tenemos habilades y talentos que Dios puede y quiere usar.

 

5-) Señor -insitió Moisés-, te ruego que envíes a alguna otra persona.  Exodo 4: 13

No sé porqué Moisés respondio de esa manera.  Quizás pudo haber sido duda, temor, complejo o inseguridad, o quizás conocía a personas que estaban mas capacitadas que El.  Hoy en día hay muchas personas que luchan con la inseguridad, mas cuando nos comparamos con tantos ministerios y líderes que han tenido un éxito muy grande.

Algunos piensan que nunca podrán lograr lo que otros han logrado.  Muchos no creen en sí mismos y por temor a fracasar, prefieren hacerse a un lado y dejar que Dios use a otro.

Mira la respuesta de Dios en el verso 14: “Entonces el Señor ardió en ira contra Moisés”.

 

Si el Señor llama… el Señor capacita y provee.

Recordemos que solo somos instrumentos en las manos de Dios y que es su poder y su Espíritu Santo quien transforma y cambia vidas.  Dios nos conoce mejor que lo que nosotros nos conocemos a nosotros mismos.  El conoce nuestras limitaciones, pero por eso Dios nos dice en 2 Corintios 12: 9  «Mi amor es todo lo que necesitas. Mi poder se muestra en la debilidad.» Por eso, prefiero sentirme orgulloso de mi debilidad, para que el poder de Cristo se muestre en mí.

La duda es una realidad que tratará de engañarnos, confundirnos y hacernos apartarnos del llamado que Dios nos ha hecho, pero recuerda que aún en nuestra debilidad el Amor de Dios todo lo que necesitamos para cumplir su propósito al cual El nos ha llamado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s