Para ver fruto… hay que ensuciarse las manos

Muchos quieren recoger frutos; muy pocos quieren sembrar para ver esos frutos; y casi nadie quiere ensuciarse las manos para sembrar las semillas.  Anoche aprendí mucho de mi querida amiga Leslie Velazquez.  Ella trajo una perspectiva fresca y diferente a la “ley de la siembra y cosecha” de la que tanto hemos escuchado.

Leslie nos llevo en un viaje que nos mostraba las diferentes etapas para ver una gran cosecha.

4- Un gran fruto

3- Una planta que estaba siendo cuidada para que diera buen fruto

2- Una semilla que necesitaba ser sembrada

1- Unas manos y rodillas que estaban sucias por preparar la tierra en donde la semilla se iba a sembrar.

Cuando hablamos de sembrar y cosechar, debemos de pensar también en el trabajo de preparar la tierra para que la semilla de su fruto.  No es solo tirar semillas en cualquier lado.   Debemos de ensuciarnos las manos y las rodillas para labrar la tierra, hacer un hueco, poner la semilla, cubrirla y luego cuidarla.

Dios quiere bendecir y multiplicar tu semilla, pero debes ser sabio para sembrar en el lugar correcto y debes de estar dispuesto a ensuciarte las manos para asegurarte que la semilla llegue a dar su fruto.

Ensuciarse las manos y las rodillas no es algo que uno disfrute mucho.  Requiere tiempo.  Requiere del trabajo y sudor para quitar piedras y maleza para que éstas no ahogen la semilla.  ¿Quieres cosechar buen fruto? Entonces prepara el terreno y siembra mucha semilla que entre mas siembres, mas vas a recoger.

 

 

.

 

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s